La península Ibérica es el área geográfica con mayor índice de biodiversidad de toda Europa. Debido a su situación geográfica y a su variado relieve se aúnan los hábitats de todo el continente. Desde las altas cumbres a las estepas, pasando por frondosos bosques atlánticos, monte mediterráneo, humedales, ríos, costas y fondos marinos.